Coronavirus, el problema de comunicación que el Gobierno no está viendo

A partir de esta semana hemos visto crecer de manera alarmante el número de personas con tapabocas por las calles, el alcohol en gel se hizo de nuevo presente en las oficinas y los saludos se han limitado considerablemente en formas de gestos. Y la causa de todo esto es la llegada del Coronavirus o COVID-19. ¿O no?



El tratamiento de la información tiene mucho que ver con la reacción del público, se veía venir tanto el virus como la paranoia que ya se evidenciaba en países que los sufrieron primero, y aún así no fuimos capaces de generar un mejor plan de comunicación para sobrellevar este fenómeno que tiene más dudas que certezas en el imaginario colectivo paraguayo.


Sabíamos que iba a llegar, pero no nos preparamos comunicacionalmente, quizás todos los esfuerzos fueron centrados en preparar la contingencia de salud, pero en situaciones de crisis como estás un mal plan de comunicación o su ausencia, te destruye y genera pánico.


"El Ministerio de Salud recomienda a los que tienen síntomas no acudir a los hospitales", se lee en Twitter, parece irónico pero ciertamente esconde un importante mensaje que no se descifra porque es más fácil ironizar. Punto para el hater.


Aunque, se debe reconocer la importante tarea de contención sanitaria del Ministerio de Salud que también intenta comunicar, educar y dar orientaciones de cómo evitar la propagación, ahora bien... Hay actores e instituciones del Gobierno Nacional que no han movido pestaña para solidarizarse en el trabajo contra el Coronavirus. Se necesita que todo el aparato estatal se involucre.

Mario Riorda (@marioriorda), experto en comunicación política, señala las deficiencias de los gobiernos a la hora de tratar el Coronavirus ante el público. Para él, es hora de medidas excepcionales y profesionales frente al riesgo. Información actualizada, concentración discursiva en voces autorizadas, periodicidad pautada para brindar información y recomienda además una fuerte inversión publicitaria de los entes públicos.


- Deben quedar claras las fuentes oficiales máximas que comunican el riesgo.

- Actualizar información.

- Nunca subestimar riesgo. Pero tampoco sobreestimar. Ante la duda, se sobrestima

- No caer en la tentación de dar buenas noticias si no las hay. No celebrar parcialmente un avance.

- Uso de recursos pedagógicos no debe tapar el miedo que modifique hábitos. No hay necesidad de suavizar. Hay solo necesidad de modificar (preventivamente) hábitos.

- Desmentir y desacreditar con fuerza cuando corresponda (a quien sea).

- Aclarar antes que simplificar. El mensaje científico debe ser extremadamente pedagógico. Pero no caer en clichés publicitarios. No sobreestime el poder de lo dicho antes.

- El riesgo también exige regulaciones y administración de justicia que haga cumplir decisiones. Sin pánico, esto es perfectamente posible y necesario. - La gestión del riesgo en casos de salud pública descansa mayoritariamente en el estado. No impide sociedades estratégicas cooperativas y de coordinación. Aun así, estas deben colaborar con los mensajes oficiales y no competir autónomamente para decir lo que sea públicamente

¿NO SE DISEÑÓ UN PLAN DE COMUNICACIÓN?


En lo que hace a nuestro país, atendiendo la magnitud de lo que el Coronavirus genera, se pudo haber (o aún se puede) diseñado un plan de comunicación más nacional, designando por ejemplo a una voz de autoridad en el área de salud que le de soporte al propio ministro Mazzoleni, un perfil de refuerzo más reconocido como el del Dr. Aníbal Filartiga, caracterizado por sus acciones y gestiones en situaciones de emergencias, el ministro de Emergencia Nacional, Joaquín Roa o bien algún referente civil. Sobreexponer al ministro le genera un desgaste terrible y esto recién empieza.


A la par, hacer alianzas con medios de comunicación con el objetivo de apaciguar al menos su contenido amarillista y obligatoriamente trabajar con los influencers y marcas nacionales y para la transmisión de información precisa y generación de contenido educativo en todas las plataformas.


Para ser justos esta no es una tarea del Ministerio de Salud sino del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicación de Paraguay que debió haber asumido este trabajo no realizado que hoy llevan a generar esta crítica. Todavía se puede, pónganse las pilas.


Para información sobre Coronavirus accedé al siguiente link: https://www.mspbs.gov.py/covid-19.php?q=CORONAVIRUS&modo=1