De nosotros depende cambiar lo que tanto criticamos - Jesusito Jara


En la bella ciudad de Areguá, encontramos a Jesús Sebastián Jara alias Jesusito que con 27 años tiene una importante trayectoria política en la ciudad. Es vecino del barrio San Miguel, de familia colorada y se metió de lleno a la política desde el 2010, iniciando como pegatinero.


Jesús fue Secretario de la Juventud de la Municipalidad de Areguá (2010-2015), donde fomentó la formación y capacitación de jóvenes en mandos medios para salida laboral rápida.


"A los 23 años tomé la valentía y las ganas de seguir ayudando a los jóvenes a quienes veía huérfanos de oportunidades y decidí ser candidato a concejal buscando un espacio por mérito propio. También en esa elección fuí electo miembro titular de la Seccional 101 donde estoy".

Quiero llegar a la presidencia juvenil porque creo que lo más importante es servir a los jóvenes de mi pueblo y hoy ellos ven en mi persona mucha gestión para el cargo. Vengo trabajando con personas jóvenes destacadas en el valor de servir y criterio propio, expresó.


PROPUESTAS


- Trabajar a nivel dirigencial para hacer llegar cursos de mandos medios que se dispone en la Junta de Gobierno, de forma gratuita para traer a la ciudad y que los jóvenes puedan estudiar y trabajar acá, con títulos y certificaciones reales.

- Alianzas con universidades locales para conseguir descuentos y promociones para nuevos alumnos de Areguá.

- Alianzas con empresas locales para fomentar el trabajo digno para los jóvenes aregueños.


Me apoya primero la familia, los dirigentes de base del partido y los amigos. Todos ellos dijeron sí desde el primer momento que pedí su apoyo para este desafío.



SOBRE EL GOBIERNO ACTUAL


Y pienso que a nivel de Gobierno se está trabajando solo que de un día para otro no se puede solucionar todos los inconvenientes que tiene nuestro querido paraguay. Necesitamos un poco más de paciencia.


SU MENSAJE


Pido a los jóvenes optar libremente, que no se cansen de luchar por sus objetivos y que no se dejen engañar por ofrecimientos temporales, de nosotros depende cambiar lo que tanto criticamos.