Experta en educación de niños con discapacidad busca un espacio en la concejalía de Lambaré


En la ciudad de Lambaré conversamos con la Mgs. Natalia Anahí Báez Ayala, precandidata a concejal por el Movimiento Esperanza Republicana y propietaria del Centro de Psicomotricidad y Apoyo Integral. Natalia realiza terapias a niños con autismo y discapacidad y brinda capacitaciones sobre el tema a docentes y otros profesionales a nivel nacional e internacional.


“Soy presidenta de la Asociación Paraguaya de Psicomotricidad. Realizo trabajo social con atenciones gratuitas a niños de escasos recursos que necesitan ya sea de nuestra ciudad u otras desde hace 12 años en Lambaré”. Desde el barrio Villa Policial, Natalia también se dedica a cuidar de su familia ya que es madre de 5 hijos todos mayores e hija mayor de 3 hermanos.


¿Con qué formación profesional contás?

Me inicie siendo docente de Educación Escolar Básica, y Educ, Indígena y Educ. Especial luego quise seguir estudiando y lo hice haciendo la Licenciatura en Psicomotricidad, hice mi maestría en Neuropsicología y Neuropsicopedagogia en Buenos Aires Argentina, me especialicé en el Área de Autismo en Perú y Chile.


¿Por qué decidiste hacerlo por el partido colorado?

Decidí hacerlo por el Partido Colorado, porque soy colorada, además de eso me dieron la oportunidad personas en quienes puedo poner mi confianza, como en los señores Mingo González y Enrique Riera ya que les miro como personas y no por el color del partido.


¿Qué se puede o se debe hacer para contrarrestar la crítica hacia la clase política?

Creo por sobre todo que las personas están cansadas de que dentro de los partidos sigan estando siempre los mismos personajes, y de que por sobre todo se haya perdido el sentido del significado verdadero de lo que es POLITICA, Política es servicio a los demás, no es beneficio personal.


¿Qué es lo que necesita Lambaré, atendiendo su inestabilidad política?

Creo que hace falta gente desinteresada en tener poder o dinero, personas que se sientan comprometidas con la ciudadanía, personas que sientan la identidad de su ciudad, pero personas con valores arraigados y no que sean títeres de otros ni mucho menos comprados.


¿Qué te motivó a querer servir a Lambaré como concejala?

Desde hace años he servido a la población de niños con discapacidad y he tratado con niños de muy escasos recursos, niños con múltiples discapacidades que han sido rechazados de escuelas, de Centros Terapéuticos por falta de dinero, consciente de que estos niños necesitan de varias terapias, no solo de un área, sino de varias y de manera frecuente, y porque por medios propios no he podido hacer más.


Hay niños que necesitan de sillas de ruedas, niños que necesitan de una medicación específica, niños con una simple dificultad de aprendizaje que necesitan de una pequeña ayuda profesional para ser incluido y otras situaciones que sin recursos económicos no se dan.


Siempre he querido tener la posibilidad de ayudar, de gestionar lo que necesitan, de concientizar de que estos niños, jóvenes, adultos también puedan tener una mejor calidad de vida. Si bien se llevan a cabo ciertas tareas que por ley se exigen aún estamos lejos de que se pueda dar una inclusión porque aún no estamos acostumbrados a mirar a estos niños, jóvenes y adultos con una discapacidad como personas en todo su contexto.


“Sé que, con voluntad, conciencia, recuperando valores y por sobre todo empatía se puede lograr tener una Ciudad donde este tipo de problemas ya no se den, donde todos desde el niño más pequeño hasta el adulto”.


Aunque muchas personas vean a las personas con discapacidad como una población que solo genera gastos y de que son una minoría por los que no valdría la pena invertir, estoy segura que muchas personas también apostarían por que demos una mejor calidad de vida.


¿Cuáles son los valores que tenés para ofrecer a Lambaré?

Uno de los valores más importantes para servir es hacer las cosas como para agradar a Dios, teniendo empatía para con los demás, la solidaridad, el respeto, valores que me han enseñado desde pequeña y que los he puesto en práctica desde siempre, he aprendido a compartir un pedazo de pan, un vaso de agua, un pequeño tiempo de escucha, en fin, ser solidario, respetar por sobre todo. Me gustaría volvamos a esos valores de manera que podamos empezar a ordenar nuestras vidas, nuestro entorno y así poder ordenar nuestra sociedad con valores básicos y prioritarios.


¿Qué impacto buscás generar con su trabajo desde la concejalía?

Sería bueno que en nuestra ciudad de Lambaré podamos contar a través de diferentes gestiones un centro donde podamos atender la necesidad ya sea de terapias para mejorar la calidad de vida, contando con los profesionales que estos niños necesitan, al igual que podamos realizar el seguimiento y apoyo educativo, que podamos contar con las adecuaciones físicas en las plazas y calles necesarias para el desplazamiento armónico de estos niños.



474 vistas
problemas.jpg
ehatsapp.jpg